Nuevos avances en la aplicación de la norma que busca proteger los cielos de Chile

Por María José Goecke

La Superintendencia de Medio Ambiente aprobó los protocolos definitivos para aplicar la norma de contaminación lumínica. A través de estos documentos, se establecen los procedimientos para verificar el cumplimiento de las luminarias, que se instalen en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo.

El 31 de agosto fue publicada en el Diario Oficial la aprobación definitiva de los “Protocolos de Análisis y Ensayo de Producto Eléctrico para la Determinación del Cumplimiento de Protección de la Contaminación Lumínica”, por parte de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), con el fin de comenzar a aplicar la nueva norma que busca proteger los cielos del norte de Chile.

La Superintendencia del Medio Ambiente estableció los procedimientos de medición para verificar el cumplimiento de esta norma, en cuanto a alumbrados de exterior, que tengan proyección hacia afuera, en iluminación convencional y LED. Estas dos tecnologías, se miden de manera muy distinta, por lo que se generaron dos protocolos.

La aprobación de estos documentos, es vital para avanzar hacia el siguiente paso, que es que la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) pueda acreditar a los laboratorios para certificar los productos de iluminación.

El encargado de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile (OPCC) Pedro Sanhueza, expresa la importancia de este avance. “Estamos finalmente obteniendo del sector público la pronunciación de los protocolos de ensayos. Es muy importante que esto haya empezado, ya que la norma tendría que haber estado aplicada el año pasado, cuando entró en vigencia. Este atraso ha significado, que haya equipamientos instalados, con precisamente el contaminante que queríamos eliminar. Se va a tener que hacer una fuerte campaña de fiscalización y también de sensibilización”, detalló.

La Universidad Católica de Valparaíso, ya ha comenzado el proceso de postulación para acreditarse, así lo comentó el jefe de calidad y normas del laboratorio de Fotometría y Control de Calidad de la universidad, Iván Kopaitic. “Ahora que se publicaron los protocolos, comenzamos el proceso con la SEC, desde el punto de vista formal. Estamos pasando etapas y hemos llenado las solicitudes para poder estar autorizados, para poder aplicar los protocolos de ensayos”. Y agregó, “estamos muy preparados. Tenemos la experiencia de haber estado acreditados con la norma anterior. Ahora nos equipamos con nuevos equipos, para cumplir con los rangos de medición que exigen los actuales protocolos”, relató.

Los protocolos serán obligatorios para los fabricantes y/o distribuidores y para los titulares de proyectos de instalación y recambio de las fuentes emisoras reguladas por la presente norma. La SMA se encargará de coordinar la fiscalización y sanción.

Lo que se hará, es que un laboratorio acreditado tomará una muestra tipo, y si este producto en particular cumple con la normativa, será certificado. Luego, las producciones siguientes de ese producto, deberán someterse a seguimiento, en donde se sacará una muestra para verificar que ese producto se siga fabricando de la misma manera. Para Pedro Sanhueza de la OPCC, este aspecto debiera ser revisado, ya que, “eso va a significar doble trámite. El fin es correcto, pero lo que nos preocupa es que encarezca todo el proceso, y que por esto sea poca la cantidad y variedad de luminarias y proyectores que se comercialicen, lo que se notará más en el equipamiento ornamental”.

Por la protección de los cielos

Por la preocupación de los observatorios científicos por resguardar los cielos oscuros de Chile, en 1998 se creó la primera norma para regular la contaminación lumínica. La iniciativa, se generó para  las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, por ser éstas las zonas del país con las mejores condiciones para la astronomía. Con la iniciativa, se crearon controles para la certificación de los dispositivos que producen luz, y para su correcta instalación. Con los años, la normativa se debió cambiar, producto del desarrollo de nuevas tecnologías en iluminación.

En mayo de 2014 entró en vigencia la nueva normativa, en la que se mejoraron aspectos como la inclusión de la tecnología LED y de los letreros luminosos. En marzo de este año, se aprobaron los protocolos técnicos de ensayo, pero éstos no fueron los definitivos, ya que se sometieron a consulta pública.

La SMA trabajó en conjunto con el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Energía y la SEC en la versión final de protocolos, a la cual se le incorporaron mejoras que surgieron en la consulta ciudadana y del trabajo realizado con estos organismos.

Pedro Sanhueza de la OPCC, comentó que con la nueva norma se abrió la posibilidad de que laboratorios de otros países puedan entregar certificación. “Con la norma antigua, sólo estaba acreditado el laboratorio de la Universidad Católica de Valparaíso. Para que contemos con más laboratorios acreditados y, por ende, se puedan entregar más certificados, vamos a avisar a todo aquel laboratorio que nos dé confianza a nivel internacional.  El trabajo que se viene es grande: Hay que cambiar más de 100 mil luminarias en cinco años”, destacó.

Desde la SEC indican que formalmente sólo el laboratorio de la Universidad Católica de Valparaíso ha presentado la solicitud correspondiente. Además habría otra empresa que manifestó su interés en participar en el proceso.

Ver resolución y los protocolos finales aquí.

Este post tiene un comentario

  1. Pingback: Autorizan al primer laboratorio para certificar luminarias, bajo la norma que busca resguardar los cielos del norte de Chile | Laboratorio de Fotometría y Control de Calidad PUCV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *